Sennheiser IE800, la nueva bestia 'in-ear' de la firma alemana

24 de abril de 2012
Etiquetas

Sennheiser IE800

Los aficionados al sonido portátil de alta calidad esperábamos ansiosos al sucesor directo de los Sennheiser IE8, pero tras una renovación estética de la gama IE, Sennehiser no ha lanzado ningún in-ear de nombre IE9, sino que ha apuntado más alto y se ha lanzado a por la gama ultra alta con los nuevos Sennheiser IE800.

Estos nuevos in-ear inspirados por lo visto en los HD700 (que saldrán al mercado en breve), poseen la tecnología Extra Wide Band ofrecida por su driver de 7 mm de diámetro que proporciona una respuesta de frecuencias comprendida entre los 8 Hz hasta los 45 KHz. El resto de características técnicas se resumen en sus 24 ohms de impedancia y su distorsión armónica de 0,06%. Nos gustaría ofrecer también la sensibilidad del auricular, pero Sennheiser no ha declarado nada al respecto.

Un aspecto de estos auriculares que según la marca alemana es realmente innovador, es el uso de dos cámaras de resonancia para evitar cierto enmascaramiento que se da en los auriculares del tipo Driver Dinámico. Cuando el diafragma vibra se produce un flujo de aire “sobrante” al que le cuesta “escapar” dado que son auriculares más cerrados que los orejeros. Este aire provoca cierta reverberación que puede tapar altas frecuencias, dando una sensación de desequilibrio, con predominio de bajos, y una evidente falta de detalle. Según Sennheiser esto lo han resulto poniendo dos cámaras ventiladas, que absorben ese aire minimizando notablemente esa resonancia.

Para cualquiera que lleve ya un tiempo en este mundillo, esta “innovación” no le parecerá tal. No son pocos precisamente los auriculares del tipo Driver Dinámico que incorporan ranuras de ventilación para aliviar este efecto. No dudo del buen hacer de Sennheiser, y seguramente estos IE800 serán uno de los mejores in-ear del mercado, pero su sistema mecánico no es tan novedoso y ya hay marcas que han conseguido eliminar prácticamente estas resonancias.

Por lo demás, nos encontramos ante un auricular muy sólido, construido en cerámica y con un cable de gran densidad de 1,2 metros con opción de reducirlo a la mitad ya que está constituido por dos piezas. Se hecha de menos que sea cable reemplazable, pero teniendo en cuenta la calidad de los productos Sennheiser, seguro que aguantan muy bien los posibles daños que puedan sufrir.

El precio, eso sí, es elevadísimo:  599 euros, a la altura de los Phonak Audeo PFE232, que aunque muy buenos, no cuestan lo que valen. Saldrán al mercado este verano.

Más información | Sennheiser

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas en la web, consideramos que aceptas su uso OKMás información