La unión entre el Kindle y las bibliotecas es ya una realidad

22 de septiembre de 2011
Etiquetas

Amazon, Kindle y las bibliotecas

Hace unos meses, Amazon lanzó una noticia que no tuvo demasiada repercusión, pero que personalmente encontré muy atractiva: y no es otra que la posibilidad de alquilar por largos periodos de tiempo libros de texto electrónicos para PC, MAC o para el Kindle, su dispositivo estrella. Este servicio permite abaratar el coste de los libros de texto tradicionales en hasta un 80%, evita que los estudiantes tengan que cargar con el excesivo peso que representa una mochila llena de libros, y encima cualquier tipo de anotación que se hace sobre estos textos se queda guardada tanto en nuestro dispositivo como en los servidores de Amazon, contando así con una copia de seguridad online.

Con medidas como esta, las ventajas que pueden ofrecernos los libros electrónicos salen totalmente a relucir. El problema de este mercado es que, al igual que ocurrió con la música, el cine o los videojuegos, puede ser un objetivo potencial para la piratería. Por consiguiente, surge la inevitable cuestión: ¿qué hacer para paliar este conflicto? La primera respuesta sería la reducción lógica de los precios de los libros electrónicos, y la segunda puede ser la elaborada por Amazon: préstamos bibliotecarios de libros digitales.

Dicho y hecho. Amazon ha acordado con unas 11.000 bibliotecas de Estados Unidos ofrecer un servicio de préstamo de libros electrónicos para el Kindle. Este servicio se sustenta en la plataforma OverDrive, que permite enviar a cualquier Kindle un libro mediante WiFi o transferencia USB. Tan sólo necesitaríamos acreditarnos con nuestra tarjeta bibliotecaria correspondiente para empezar a disfrutar de esta función.

Evidentemente, los libros digitales que se prestan, están en el formato nativo de Amazon y del Kindle, con todas las posibilidades y limitaciones que esto representa. Es lógico que Amazon actúe así para consolidar su posición en el mercado e-book, pero es de esperar que si estos servicios se extienden, se acabe apostando por formatos universales para cualquier dispositivo.

En cualquier caso, es indudable que esta es una medida ejemplar para popularizar el sector de los libros electrónicos, que pese a ser una tecnología que está aún en sus inicios, tiene muchísimo que ofrecer. Falta saber si este servicio se extenderá por otros países y por España, ahora que Amazon ha llegado a nuestras fronteras. Al fin y al cabo, si este servicio funciona fuera, ¿por qué no lo va a hacer aquí?

Más información | Amazon

DEJA UN COMENTARIO
*
*

Tu e-mail nunca se publicará. Los campos requeridos están marcados con un *
Al publicar un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas en la web, consideramos que aceptas su uso OKMás información